El sector óptico prevé serias dificultades para superar la crisis

La pandemia provocada por el Covid-19 ha hecho que la economía española haya sufrido, en el segundo trimestre de 2020, la mayor caída de su historia en tiempos de paz, convirtiéndose en una de las más castigadas del mundo y superando al resto de países de la Unión Europea. Una situación a la que no es ajeno el mercado de la óptica. En el primer semestre del año la caída en la facturación se ha situado entre el 30% y el 40% con respecto al mismo periodo de 2019.

El descenso obedece al cierre forzoso, restringiendo la actividad a las urgencias (“aquellos casos que la asistencia sanitaria que presten sea necesaria para resolver aquellos problemas de salud que pudieran tener una evolución desfavorable si se demorase su tratamiento”, según dictaminó el Ministerio de Sanidad), de las casi 10.000 ópticas que existen en el mercado español durante el estado de alarma decretado por el Gobierno el pasado 14 de marzo de 2020 para la gestión de esta crisis sanitaria.

La encuesta llevada a cabo por la Asociación Española de Fabricación, Comercialización e Importación General de Óptica y Oftalmología (AEO), que representa al 70% del mercado de nuestro país, refleja que más de la mitad de las empresas fabricantes de lentes oftálmicas, lentes de contacto, monturas y gafas de sol necesitarán alrededor de un año y medio para recuperarse del impacto económico global que ha supuesto la pandemia del Covid-19. Además, todas las previsiones apuntan a que la facturación a finales de este año será inferior a la mitad de la obtenida en 2019.

Una situación preocupante que, como parece lógico, se extiende también al sector del ‘retail’ óptico, que, como conviene recordar, cuenta con alrededor de 10.000 establecimientos sanitarios en España y crea unos 33.000 puestos de trabajo. Según los datos, cerca del 94% considera que tendrán serias dificultades para recuperarse de la crisis. Y es que, en estos momentos, casi la mitad de todos ellos no logra acercarse ni siquiera al 20% de la facturación del mismo periodo del año anterior.

Cabe mencionar que en 2019 las ventas en el sector óptico se incrementaron un 2,7%, llegándose hasta los 2.620 millones de euros, según los datos recogidos en el Observatorio Sectorial DBK. Otro dato relevante es que las cadenas de ópticas volvieron a liderar el crecimiento gracias al incremento en el número de establecimientos, llegando a facturar un 5% más que en 2018, unos 1.260 millones de euros y acercándose al monopolio de casi la mitad de las ventas del sector en España, un 48%.

La mayor parte de la facturación el pasado año provino de la venta de lentes oftálmicas, que se acercaron al 45% el negocio, seguido a bastante distancia por el mercado de las monturas, con algo más de 21%. En tercer lugar se situaron los productos de contactología, con cerca de un 16%, y, finalmente, las gafas de sol, con un 14%.

Otro aspecto negativo que, según los expertos del sector, tendrá la pandemia a corto y medio plazo es un más que previsible empeoramiento de la salud visual de los ciudadanos, tanto niños como adultos. Varias serían las razones, teniendo en cuenta que muchos siguen siendo reacios a acudir a los establecimientos sanitarios de óptica por temor a un posible contagio de la Covid-19 y que durante este confinamiento ha sido mucho mayor el consumo de horas frente al televisor, el ordenador, la tablet o el móvil (con el impacto de la luz en los ojos que eso supone), reduciéndose, en muchos casos de manera considerable, la actividad al aire libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *